Francisco Barrios Marco

Esmeralda Banacloy Martínez

Fisioterapeutas

Autores del libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

DIATERMIA DE ALTA FRECUENCIA. CAPACITIVA Y RESISTIVA.

¿Por qué calienta en profundidad la Diatermia?

Desde el primer instante en que una corriente eléctrica circula por un conductor, sea este un metal o materia viva, se va a producir una elevación de la temperatura, el citado aumento estará en relación con el cuadrado de la intensidad de la misma, la resistencia que cada substancia particular opone al paso de la corriente y al tiempo transcurrido.

La Diatermia resistiva genera calentamiento en el interior de los tejidos debido al efecto Joule, ello implica que este calentamiento será mayor cuanta más resistencia opongan éstos al paso de la corriente, por lo tanto usaremos la diatermia resistiva prioritariamente para elevar la temperatura y tratar tejidos con poco contenido acuoso: huesos, ligamentos y tendones esencialmente.

·Efectos térmicos profundos. Diatermia y efecto Joule.

Cuando expresamos la fórmula que define el efecto Joule: Q: I2.R.T, queda claro que el calentamiento obtenido depende de muy pocas variables, sin embargo no podemos olvidar que la diatermia trabaja con intensidades de un Amperio e incluso más, en tratamientos cotidianos, sin embargo sabemos que corrientes con una centésima parte de intensidad a bajas frecuencias pueden ocasionar fibrilación cardiaca y tetanización. Sin embargo ello no sucede jamás con la diatermia, ¿cuál es el motivo?: ello se deba a que los equipos de Diatermia funcionan con corrientes alternas superiores a los 400 Khz (0.4 Mhz) lo cual genera un calentamiento sin el riesgo citado, ya que al utilizar una corriente que cambia a gran velocidad de sentido calienta en profundidad sin riesgo eléctrico, incluso trabajando con voltaje elevado, en todo caso será preciso estar pendientes de las sensaciones subjetivas del paciente, ya que buscamos siempre sensaciones térmicas agradables, lo cual exige que el paciente tenga la sensibilidad en relación a la temperatura conservada ya que nos hemos de guiar para realizar un tratamiento correcto no por la cantidad de energía transferida sino por la percepción que se tiene de la misma.

Podemos observar que en pacientes jóvenes, deportistas, especialmente aquello que compiten en deportes de resistencia necesitan más energía (dosis) para obtener un calentamiento notable, pongamos que un 50% de la energía de la que podemos disponer con nuestro equipo de Diatermia, sin embargo con una persona de edad avanzada y con cierta tendencia a realizar poca actividad aeróbica, con apenas el 10% de la potencia de nuestro equipo se producirá un calentamiento elevado.

Al utilizar la radiofrecuencia el cuerpo del paciente forma parte del circuito, cuando pasa la corriente el tejido tratado se calienta y dependiendo de la respuesta neurovegetativa y la eficacia del propio sistema cardiovascular los tejidos que han aumentado su temperatura se enfriaran más o menos rápidamente, dependiendo de las particularidades de cada paciente se requerirá una dosis distinta para obtener el calentamiento profundo que deseamos obtener.

Diatermia es eso precisamente, elevación de temperatura en profundidad que busca provocar cambios metabólicos. Cuando un campo electromagnético recorre el organismo con Diatermia calienta los tejidos que van desde el electrodo activo a la placa pasiva, en mayor o menor grado dependiendo de la resistencia local: la hidratación, contenido de electrolitos, dependiendo de ello utilizaremos la técnica capacitiva para tejidos hidratados y la resistiva para tejidos poco hidratados, la sensación de calor también dependerá con Intensidad y voltaje fijo del volumen del territorio a tratar, e incluso dentro de esa zona se percibirá más o menos calentamiento dependiendo de estrechamientos, zonas de mayor densidad de corriente, o puntos concretos en que aparece un rubor intenso en los que se muestran puntos reflejos o zonas inflamadas en las que el calor se percibe con mucha más intensidad.

Los tejidos que se encuentran entre el electrodo y la placa se calentarán, unos más otros menos, todos elevan su temperatura en diverso grado. Hay zonas en las que se es consciente de la elevación de la temperatura, en otras no percibimos el aumento aunque se produzca lo suficiente para incrementar la circulación.

·Diferencia fundamental entre de la Diatermia y otros tipos de Termoterapia

Cuando se aplican otros tipos de termoterapia tales como infrarrojos, parafina, bolsas calientes o almohadillas eléctricas, el calor no penetra apenas, la sensación térmica es mayor en la superficie de la piel que en la profundidad y va decreciendo conforme aumenta la distancia del agente calefactor. Se calienta fundamentalmente piel y tejido graso, llegando a calentarse muy levemente músculo y desde luego apenas nada el tejido óseo profundo.

La Diatermia resistiva aplicada en la palma de la mano con la placa pasiva en antebrazo calentará directamente y en profundidad el tejido óseo, si usamos una cámara térmica observaremos como el mismo electrodo o los tejidos blandos apenas se calientan y luego poco a poco visualizaremos como justo sobre la zona en que hay más densidad de tejido óseo aparece un color blanco brillante, la temperatura conforme pasa el tiempo se eleva rápidamente hasta los 42 grados e incluso más, el calor pasará por contacto a los tejidos vecinos y hacia el final del tratamiento hasta el electrodo metálico habrá elevado su temperatura aunque no tanto como los tejidos diana. Es preciso recalcar que el electrodo no solo no está caliente al principio, sino que al final es el tejido que tratamos el que por conducción calienta el electrodo.

En la imagen podemos apreciar como la cámara térmica nos permite visualizar el incremento del drenaje resaltando las venas que se encargan de ello.

Según la ley de Van´t Hoff la velocidad de las reacciones químicas aumenta con cada grado en que se incrementa la temperatura, del mismo modo el metabolismo se acelera conforme ello sucede. Podemos recordar la frase de Hipócrates acerca de que conseguir un estado de fiebre nos permitiría actuar eficazmente sobre cualquier patología, volviendo a nuestro siglo es evidente que el cuerpo es capaz de generar un estado febril para luchar contra patógenos que amenazan gravemente la salud.

La ventaja de la Diatermia radica precisamente en que podemos lograr un estado de fiebre local a voluntad, precisamente sobre los tejidos en los cuales deseamos obtener una recuperación eficaz, sin agotar los recursos del organismo ya que aportaremos la energía necesaria para lograrlo de forma externa con un equipo de Diatermia.

ask-3070333_1920
ask-3070333_1920