Esmeralda Banacloy  Martínez.

Francisco Barrios Marco.

Fisioterapeutas.

Autores del Libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

DIATERMIA / TECARTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DEL SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

El Túnel carpiano es una estructura presente en la cara anterior de la muñeca. Tal y como su nombre indica tiene forma de túnel, el límite proximal lo forman los huesos escafoides, piramidal, semilunar y pisiforme y la zona distal  el trapecio, trapezoide y el hueso grande de la muñeca. El techo del túnel es el ligamento llamado retináculo flexor. Por el interior de dicho canal discurren 4 tendones del músculo flexor superficial de los dedos, cuatro tendones del músculo flexor profundo de los dedos y el flexor largo del pulgar, ligamentos y el nervio mediano.

Se conoce como Síndrome del Túnel carpiano a la patología que cursa con la radiculopatía  por compresión del nervio mediano. Es la neuropatía periférica más frecuente y se da sobre todo en  mujeres, ya que suelen tener el túnel de menor tamaño que los hombres, entre 40 y 60 años. Casi siempre comienzan los síntomas en la mano dominante, que está sometida a una mayor sobrecarga aunque a la larga acaba siendo bilateral en un porcentaje elevado de los casos.

En general, podemos clasificar la gravedad de esta neuropatía en  tres categorías:

  • Leve, que mejoran de los síntomas con tratamiento farmacológico y la inmovilización mediante una férula de la muñeca.
  • Moderada, cuando la sintomatología no cede con la inmovilización y los antiinflamatorio sino que aumentan de intensidad y duración a lo largo del día.
  • Grave, la lesión se ha cronificado y corre riesgo de que los daños del nervio se vuelvan permanentes.

El espacio en el interior del Túnel Carpiano es bastante reducido, por ello cuando algo hace que éste se vea aun más restringido las estructuras que lo atraviesan sufren y el nervio es un tejido muy sensible a la compresión, por ello a la larga acaba afectándose su  funcionamiento o incluso puede llegar a lesionarse de forma permanente. Las causas más frecuentes que ocasionan estos trastornos son:

  • Enfermedades de depósito como la mucopolisacaridosis o la amiloidosis.
  • Padecer enfermedades endocrinas y reumáticas como el hipotiroidismo y la artritis reumatoide, respectivamente.
  • Tratamientos hormonales como estrógenos o esteroides.
  • Embarazo, menopausia y lactancia materna (causan retención de líquidos y por tanto compresión)
  • Tumores o Quistes dentro del canal.
  • Actividades que requieran movimientos repetitivos de los dedos y la muñeca: líneas de ensamblaje, limpieza, costura, empaquetado…
  • Traumatismos locales: esguinces, fracturas, manejo de herramientas que produzcan impactos o vibración sobre la articulación…

Los pacientes que acuden a nuestro centro con un síndrome del túnel carpiano  pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Los síntomas suelen iniciarse por la noche en una o ambas manos, el paciente se despierta con sensación de hormigueo y ardor y sienten la necesidad de sacudirse las manos. Si la patología no se trata las molestias pasan a sentirse también durante el día.
  • Las zonas más afectadas por la picazón y el hormigueo suelen ser los dedos, sobre todo pulgar, índice y anular y la palma de la mano.
  • Disminución de la fuerza.
  • Dificultad para coger objetos pequeños, cerrar el puño y realizar actividades manuales, como escurrir el mocho, coger un vaso de agua…
  • Alteración de la sensibilidad.
  • En casos graves de afectación del nervio puede llegar a percibirse hipotonía de la musculatura tenar.

Hay dos tipos de tratamiento:

  • En primera instancia se debe optar por el conservador que incluye: férulas para descargar las estructuras inflamadas, tratamiento farmacológico y fisioterápico.
  • En caso de fracasar el tratamiento menos invasivo no habrá más remedio que intervenir quirúrgicamente para liberar la presión sobre el nervio.

Antes de iniciar el tratamiento, el traumatólogo puede pedir varias pruebas que confirmen el diagnóstico y poder valorar el estadio de la patología. Normalmente basta con un estudio neurofisiológico (EMG y un estudio de la conducción nerviosa o incluso una ecografía para ver si el tamaño del nervio es el normal). Si el paciente no dispone de esas pruebas en nuestra consulta podemos explorar la sensibilidad de la palma y los dedos, la fuerza de los músculos flexores, el color de la piel y si existe inflamación, calor y dolor. También podemos realizar las pruebas de Tinel y la de Phalen

 TRATAMIENTO CON DIATERMIA / TECARTERAPIA RESISTIVA

Como ya hemos deducido, en el síndrome del túnel carpiano hay un importante componente inflamatorio de las estructuras que pasan por dicho túnel, y puesto que en su mayoría son tendones, ligamentos y tejido nervioso, comenzaremos el tratamiento de diatermia aplicando la técnica resistiva. El objetivo inicial que buscamos con la  aplicación de la diatermia en esta patología será básicamente antálgico y antiinflamatorio.

Exceptuando los casos de la artritis reumatoide, trabajaremos con sensaciones térmicas moderadas, grado 2-3, para intentar la mayor vascularización posible. En el caso de que el dolor sea muy intenso o irradiado bajaremos la intensidad del tratamiento y lo haremos durante casi toda la sesión homotérmico, para no agudizar el síntoma. El paciente puede referirnos que nota calor o una sensación de “presión dolorosa”, en ese caso bajaremos la intensidad hasta que deje de resultar molesta.

Colocaremos al paciente en sedestación y el antebrazo apoyado en la camilla, con la placa en el antebrazo. Trabajaremos con el electrodo mediano  o el grande, dependiendo del tamaño de la palma de la mano del paciente. Lo podemos dejar fijo en la palma o desplazarla por la misma los dedos y la zona de la muñeca.

Aplicaremos una frecuencia de 680 o 700 KHz y mientras controlamos la sensación térmica o de presión, le pediremos al paciente que realice suaves movimientos con la muñeca y los dedos. La duración del tratamiento resistivo será aproximadamente de 15 a 20 minutos.

Tras el tratamiento podemos apreciar, a través de la imagen termográfica, que la zona que tiene un color blanquecino es donde más ha aumentado la temperatura, se aprecia además  con un color más amarillo el contorno de las venas que están evacuando la sangre, con mayor temperatura, desde la zona de tratamiento.

TRATAMIENTO CON DIATERMIA / TECARTERAPIA CAPACITIVO

Desplazaremos el electrodo capacitivo mediano sobre la musculatura flexora de los dedos, la muñeca y la eminencia tenar, y en aquellas zonas donde el paciente refiere dolor y entumecimiento. Al mismo tiempo que aplicamos el electrodo le pediremos al paciente que continúe con los ejercicios de cinesiterapia activa y también aplicar un ligero masaje por todos los grupos musculares que estén sobrecargados. Con el tratamiento capacitivo buscamos tratar el dolor, la contractura muscular y el edema en caso de que hubiera.

Podemos dejar la placa pasiva en el mismo lugar que estaba mientras aplicamos la diatermia resistiva o ponerla más proximal, en el brazo o la zona cérvico-dorsal.

Si es posible, aplicaremos una frecuencia más baja que con el tratamiento capacitivo: 470 -500 KHz.

La duración del tratamiento capacitivo dependerá de la afectación muscular y la causa que dio origen al síndrome del túnel carpiano, normalmente estará alrededor de 10-15 min.

TRATAMIENTO POSTQUIRÚRGICO CON DIATERMIA

  • Paciente de 44 años intervenida de un atrapamiento del túnel carpiano de la mano derecha.
  • Trascurridas tres semanas de la intervención persiste el dolor y la inflamación.
  • Iniciamos tratamiento con tres sesiones semanales, en días alternos.
  • El tratamiento se distribuye en 10 min de la técnica capacitiva y 5 min de resistiva.
  • Tras la primera sesión ya se nota disminución del dolor y de la inflamación.
  • En la segunda semana se realizan dos tratamientos, tras cinco sesiones estaba prácticamente asintomática.

Observaciones:

En el caso de que nos llegue a la consulta un paciente con Síndrome del Túnel Carpiano producidos por artritis reumatoide, debemos esperar a que el brote agudo ceda, dejaremos pasar al menos 4 -5 días  y trabajaremos con la diatermia buscando en las primeras sesiones una sensación casi atérmica.

Si la causa el aumento de presión por retención de líquido causada por embarazo, no podemos aplicar la diatermia aunque sea a nivel distal, es una contraindicación absoluta.

Somos especialistas en Diatermia-Radiofrecuencia-Tecarterapia. Si quieres asesoramiento o formación contacta con nosotros.