Esmeralda Banacloy  Martínez.

Francisco Barrios Marco.

Fisioterapeutas.

Autores del Libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

 

DIATERMIA / RADIOFRECUENCIA EN EL TRATAMIENTO DE QUELOIDES Y CICATRICES HIPERTRÓFICAS

Los queloides y  cicatrices hipertróficas  se deben a un depósito excesivo de colágeno en la dermis y tejido subcutáneo, provocando un crecimiento anormal del tejido cicatricial, más allá de la herida. Es un tejido que se muestra engrosado, antiestético, doloroso, pruriginoso y puede causar estrés psicológico. Salvo que estén distribuidas en zonas muy extensas no suelen restar arco de movimiento a las articulaciones próximas, sin embargo las cicatrices queloides originadas por amplias quemaduras pueden causar limitaciones importantes del movimiento. Las molestias que ocasionan ceden, al menos en parte, con el paso del tiempo.

No termina de estar clara la fisiopatología por las que una cicatriz se vuelve queloide o hipertrófica; pero sí que hay cierta predisposición genética a padecerlas y se dan más en la pubertad, menopausia y personas con piel oscura, hispanos y asiáticos.

En general podemos decir que los queloides pueden aparecer tras lesiones de la piel como consecuencia de:

  • Aplicación de vacunas
  • Acné
  • Laceraciones
  • Quemaduras
  • Tras traumatismos o cirugías
  • Varicela

En pacientes con tendencia a padecerlas, estaría indicado un tratamiento preventivo, previo a cirugías y tras la retirada de los puntos, para mejorar la tonalidad, hidratación y regeneración tisular. En caso de que ya se haya producido, se recomienda al

menos durante el primer año, no exponerla al sol, ya que probablemente adoptará un color más oscuro y puede que luego no desaparezca dicha hiperpigmentación.

Las cicatrices pequeñas y simples pueden tratarse con técnicas conservadoras como la diatermia, inyecciones de corticoides, crioterapia, láser y agentes antitumorales/inmunosupresores (a. retinoico, clochicina, bleomicina, mitomicina C, antibiótico inhibidor de la proliferación de fibroblastos y mitosis celular). Los queloides más grandes son difíciles de tratar y en ocasiones buscamos minimizar su sintomatología.

PROTOCOLO  DE TRATAMIENTO CON DIATERMIA / RADIOFRECUENCIA EN LAS CICATRICES HIPERTRÓFICAS Y LOS QUELOIDES

  • Tratamiento: 2 o 3 veces/semana. El número de sesiones estará en función del tipo de cicatriz y su extensión.
  • Mantenimiento: Hacia mitad del tratamiento se pueden ir espaciando las sesiones y realizar una semanal
  • Técnica de Aplicación: Resistiva.
  • Electrodo: Monopolar. Aunque estemos tratando un problema de la piel, interesa que el efecto de la diatermia alcance zonas un poco más profundas, y por norma general los electrodos bipolares tienen un alcance muy limitado y superfial. En ocasiones es necesario combinar la técnica resistiva con la capacitiva.
  • Frecuencia: Recomendamos usar una frecuencia media-alta es decir entre 0,7 y 1 MHz
  • Buscamos una sensación hipertérmica, es decir grado III; pero que no llegue a ser molesta para el paciente. En algunos de estos tratamientos buscamos romper las posibles adherencias o fibrosis que presentan este tipo de cicatrices, por lo que debemos trabajar con sensaciones térmicas altas.
  • Tamaño del electrodo: el de mayor diámetro que nos permita la zona a tratar. En el caso de la espalda, nalgas o superficies corporales grandes usaremos el electrodo de mayor diámetro, en zonas como  antebrazos, manos, pies y  el mediano.
  • Colocación de la placa: Próxima a la zona a tratar. A ser posible utilizaremos la técnica transversal para concentrar en la zona de tratamiento la energía.
  • Duración de la sesión 15 min/zona a tratar

RESULTADOS

Los resultados no se pueden estandarizar, están en función de las características individuales de cada paciente, del tipo de cicatriz y su localización.

En general, las cicatrices recientes tienen muy buen pronóstico con este tipo de tratamiento; pero no ocurre igual con las más antiguas, profundas y extensas.

RECOMENDACIONES

Utilizar productos como el aceite de rosa mosqueta  con un potente efecto regenerador, cremas con manteca de Karité (hidrata, aporta elasticidad y flexibilidad), centella asiática (favorece la elasticidad), aceite de papaya, extractos marinos y vitaminas A, D, E y C.

Lo mejor es prevenir su aparición, ante una situación de riesgo, por ejemplo si se va a realizar una intervención quirúrgica o tras la retirada de los puntos o grapas. La finalidad del tratamiento con  diatermia es mejorar la elasticidad, hidratación, nutrición y oxigenación del tejido.

PRECAUCIONES

  • Falta de sensibilidad térmica o dolorosa.

CONTRAINDICACIONES

  • Tumoraciones
  • Embarazo
  • Marcapasos
  • Infección
  • Prótesis metálicas, implantes auditivos o tipo bomba de insulina

Somos especialistas en Diatermia-Radiofrecuencia-Tecarterapia. Si quieres asesoramiento o formación contacta con nosotros. Francisco Barrios. Fisioterapeuta: 617 31 81 54

 

23

DIATERMIA EN CONTUSIONES.

152