Esmeralda Banacloy  Martínez.

Francisco Barrios Marco.

Fisioterapeutas.

Autores del Libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

DIATERMIA / TECARTERAPIA EN ATROFIA DE SUDECK

Este es un artículo que empieza de un modo distinto al resto de todos los que se encuentran en este blog y ello es así precisamente porque trata del Sudeck.

Creo que a todos nos ha pasado, siempre hay una patología en concreto que te afecta de modo especial cuando ves como la padecen tus pacientes, eso no pasó con la causalgia o distrofia simpático refleja, una patología, tantos nombres, mala señal. Cuando ni siquiera está claro el nombre que la define, podemos suponer que el diagnóstico y el tratamiento van a tener sus “particularidades”, de las que hablaremos.

Tras atender varios casos observamos que el tratamiento habitual no parecía obtener resultados muy satisfactorios, comenzó la búsqueda de alternativas al modo convencional de: movilizaciones, tens, masaje, fortalecimiento, drenaje linfático, etc…, entre todo lo que probamos encontramos al final  un tipo de tratamiento nos permitió  obtener resultados muy satisfactorios.

Unos fisioterapeutas ingleses cambiaron nuestro enfoque de tratamiento, proponían que tras un trauma, cirugía u otro tipo de agresión a un tejido, y  por  motivos hasta el momento desconocidos, el SNC parecía que dejaba de reconocer un territorio del cuerpo como propio, a ello le sucedía una disminución del riego sanguíneo, descenso del metabolismo local, degeneración y pérdida de funcionalidad.

Narraban resultados excelentes estimulando la zona afectada para crear un nuevo engrama, de ese modo la zona afectada acabaría siendo reconocida y recuperando el riego, la sensibilidad y la función.

Nos pusimos  a ello, añadiendo desde el principio, como no, Diatermia y fundamentalmente resistiva, ya que buscamos estimular la circulación al mismo tiempo que procuramos disminuir la inflamación, calentar levemente los tejidos y disminuir el dolor.

En resumen, para trabajar la estimulación sensorial: preparamos una caja con: trozos de diversos tipos de tela (arpillera, seda…) palillos, piedras de diferentes texturas, un conjunto de diversos materiales que aportaran estímulos diferenciales. Los íbamos tomando de uno en uno y los pasábamos sobre la zona afectada, siempre atendiendo a que el contacto no produjera nunca molestias al paciente.

El objetivo: crear un nuevo engrama, procurar que el SNC reconozca la zona afectada, que le lleguen tantos estímulos y tan variados que no tenga más remedio que fijar su atención justo en la zona lesionada, insisto siempre estímulos sensitivos no dolorosos. Solicitamos al paciente que se prepare una caja de estímulos similar a la nuestra de modo que pueda realizar la actividad  propuesta alrededor de 20-30 minutos, entre dos y tres veces al día en su domicilio.

Como, prácticamente en todos los casos, nos encontramos con una hiperactividad del sistema simpático enseñábamos a nuestros pacientes técnicas de relajación. Si estás interesado en disponer de algunas de las que usamos ponte en contacto y te las pasaremos en mp3.

Entre el tratamiento de Diatermia / Tecarterapia y el tratamiento sensorial: una hora aproximadamente, sin descuidar  además el tratamiento clásico con objeto de mejorar la movilidad, mantener y/o incrementarla fuerza.

Este tipo de terapia nos permitió alcanzar resultados que no lográbamos por ningún otro medio, no vimos nada igual antes, pacientes previstos de una incapacidad total que se reintegraban a su puesto de trabajo, disminución del dolor, mejoría del aspecto de la piel, de la función, en algunos casos a partir de la primera semana. Como llevamos adelante este proyecto en una Mutua, acabaron derivándonos los pacientes con Sudeck de la provincia a nuestro centro en vista de los resultados obtenidos.

La Atrofia de Sudeck o Síndrome Regional Doloroso Complejo (SRDC) es una patología en la que no existe una relación directa entre la intensidad de la causa que la origina y el daño ocasionado. Un Sudeck cuyo desencadenante es una fractura de un meta del dedo meñique puede presentar una evolución mucho más agresiva que un Sudeck que se manifiesta tras una fractura múltiple de la articulación del tobillo.

DIAGNOSTICO DE LA ATROFIA DE SUDECK

No existe un análisis clínico o una prueba concreta para detectar el Sudeck, el diagnóstico se basa en la exploración física y la evolución clínica del paciente: aparición de dolor difuso, osteoporosis moteada localizada en la zona afectada.

En la primera fase, el paciente experimenta dolor que describe como quemante, dolor que aumenta con el movimiento, aparece sudoración atípica, inflamación e incluso edemas. Más adelante, el dolor se concentra en las articulaciones, por tanto la movilidad tiende a disminuir, no es extraña la aparición de tendinitis. En la fase más avanzada, el dolor puede llegar a ser insoportable, la movilidad puede quedar muy mermada, tanto que incluso se produce una práctica paralización  de los miembros afectados, la aparición de problemas añadidos de carácter psicológico no es extraña en esta fase.

CAUSAS ATROFIA DE SUDECK

La causa por la que se manifiesta un Sudeck es aún hoy en día desconocida. Es muy importante el diagnóstico temprano ya que de ello dependerá en gran parte la evolución más o menos positiva de la patología.

Lo más común  es que se desencadene el  Sudeck tras un traumatismo previo, aunque se han descrito algodistrofias secundarias a  lesiones neurológicas, lesiones por movimientos repetitivos e incluso sin causa aparente

TRATAMIENTO CON DIATERMIA / TECARTERAPIA  EN LA ATROFIA DE SUDECK DE MIEMBRO INFERIOR

TRATAMIENTO CON DIATERMIA / TECARTERAPIA RESISTIVA

Aplicación del electrodo en la técnica resistiva.

Aplicaremos el electrodo resistivo en la planta del pie. El tamaño del electrodo será el mediano o grande dependiendo del tamaño del pie en cuestión, ya que si utilizamos el de menor diámetro concentraríamos demasiado la energía y la sensación térmica sería excesiva.

Colocación de la placa pasiva.

Recurriremos a la técnica longitudinal, ubicando la placa en isquitiobiales o gemelos, dependiendo del nivel de la afectación, o de la extensión  del territorio que queremos tratar, en todo caso si el paciente nota que se calienta la zona en contacto con la placa pasiva podemos ponerla a mayor distancia, incluso en zona glútea o lumbar (siempre que tengamos un equipo cuya potencia nos lo permita).

Duración de la sesión de tratamiento.

Dependiendo de la amplitud de la zona a tratar, si es tobillo y gemelos con 10 minutos puede ser suficiente,  ya que no pretendemos  aumentar mucho la temperatura. Podemos dejar fijo el electrodo activo y si el paciente nota que sube el calor ir desplazándolo por toda la planta del pie.

Intensidad de aplicación.

Es aconsejable que se actúe por debajo de la percepción térmica del paciente o que ésta sea de carácter muy leve, siempre como mucho a una  temperatura moderada y agradable… Trabajaremos con frecuencias bajas (470-700 KHz).

TRATAMIENTO CON DIATERMIA/TECARTERAPIA CAPACITIVA

Usaremos  la técnica capacitiva para relajar la musculatura y mejorar la circulación más superficial, siempre que el paciente soporte con comodidad el roce del electrodo, en otro caso nos quedaríamos exclusivamente con el tratamiento con la técnica resistiva ya referida.

La intensidad: trabajaremos esencialmente en atérmico o térmico muy moderado, por debajo de grado 2 es decir muy suave. Programaremos una frecuencia baja de 400-470 KHz.

La placa la pondremos longitudinal en función de la extensión del territorio que queramos tratar.

La duración de la sesión estará en función del tamaño del grupo muscular que estemos trabajando, en este caso entre 8-10 min.

Como El Sudeck puede afectar a más de una articulación, generando dolor, disminución de la movilidad, agotamiento, malestar generalizado… etc., no es extraño que llegue a afectar emocionalmente a los pacientes, genera ansiedad y con ello una agudización de la sintomatología, así como gran dificultad para lograr un descanso profundo. Es por ello que se recomienda  utilizar la diatermia como un procedimiento para lograr una estimulación del sistema parasimpático.

La aplicación de la hipertermia / Tecarterapia profunda en zonas como el triángulo emocional o en toda la espalda favorece la secreción de endorfinas y con ello se produce una elevación del umbral del dolor, con ello conseguiremos reducir ese síntoma tan insidioso y el estrés que lleva aparejado.

Somos especialistas en Diatermia-Radiofrecuencia-Tecarterapia. Si quieres asesoramiento o formación contacta con nosotros. Francisco Barrios. Fisioterapeuta: 617.318.154

ask-3070333_1920