Esmeralda Banacloy  Martínez.

Francisco Barrios Marco.

Fisioterapeutas.

Autores del Libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

DIATERMIA/TECARTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LA CERVICALGIA

La porción cervical de la columna vertebral es la más móvil, ello nos facilita la vida e implica numerosas ventajas, pero no sale gratis, su gran movilidad implica también la posibilidad de un gran desgaste que comienza a notarse entre los 40-50 años.

Los movimientos repetitivos generan un deterioro de las estructuras articulares cervicales, el efecto amortiguador del cartílago disminuye, aparecen grietas y con el paso del tiempo las carillas articulares rozan entre sí, los osteofitos aparecen, la inflamación y el dolor se hacen presentes, ya no es una ligera limitación matutina, ni esa sensación de arena en el cuello, es un dolor que parece haber venido a quedarse.

Sin embargo, dolor cervical no siempre es consecuencia de la artrosis cervical, aunque a partir de ciertas edades es lo más común, radiográficamente aparecen artrosis importantes que no duelen.  Además de la artrosis pueden existir otros motivos para que nos duela el cuello: importantes contracturas musculares debidas a posiciones forzadas y/o mantenidas en el tiempo, o por estrés, protrusiones, hernias discales, sobrecargas tendinosas, distensiones ligamentosas… etc. Todo ello ocasionará junto a las cérvico-artrosis dolor, inflamación e incluso compresiones radiculares, es entonces cuando el dolor se vuelve un acompañante ingrato.

Como ya hemos mencionado en otros artículos, la aplicación de la diatermia capacitiva y resistiva en el cuerpo humano, provoca fundamentalmente cuatro  efectos fisiológicos altamente beneficiosos:

ANTÁLGICO: Que en función de la técnica de aplicación que utilicemos será más o menos duradero en el tiempo.

RELAJANTE: Tanto a nivel muscular como a nivel general.

ANTINFLAMATORIO: Ya que puede producir un importante drenaje venoso y linfático, disminuyendo así la presión mecánica sobre los tejidos afectados y ayudando a eliminar toxinas.

ESTIMULACIÓN DEL TROFISMO CELULAR: Por su potente acción sobre el  metabolismo celular, la actividad enzimática, la difusión a través de la membrana celular, eliminación de radicales libres, incremento de fibroblastos…etc.

Efecto antálgico:

  • Según la teoría de la compuerta, los termoreceptores cutáneos al ser estimulados pueden inhibir a nivel medular la sensación del dolor.
  • En muchas ocasiones el dolor está ligado a la compresión y la inflamación, al disminuir ésta también se reduce el mismo.
  • El aumento de la temperatura cutánea disminuye directamente la sensación de dolor por los cambios en la conducción periférica y en el umbral del dolor.
  • Los tejidos blandos como cartílagos, cápsulas articulares y ligamentos aumentan su extensibilidad al incrementarse la temperatura. Lo cual nos permite movilizar el cuello mientras estamos aplicando el tratamiento con la tecarterapia sin que resulta molesto o doloroso para el paciente.
  • Ante el estiramiento prolongado se produce una deformación plástica, un aumento de la longitud del tejido, que se mantiene en mayor parte tras el enfriamiento. Para lograrlo deberemos alcanzar temperaturas entre 40º y 43º durante 5 /10min.
  • Este efecto nos ayuda a conseguir una disminución de la rigidez articular, del dolor y por consiguiente un aumento del arco de movilidad.

Relajación muscular:

  • se produce al disminuir la actividad de las motoneuronas alfa.
  • Al disminuir el dolor, la contractura refleja provocada por éste también suele ceder, rompiendo así el circulo vicioso de “dolor-contractura refleja-más dolor”.
  • Liberación local, casi instantánea durante la aplicación del tratamiento, de endorfinas.
  • Todo ello conlleva una acción sedante y relajante general en el paciente, por lo que le resultan muy agradables las sesiones de tratamiento con esta técnica.
  • Transformación de las disoluciones orgánicas del estado de gel a sol.

Eliminación de edemas (locales) por vía sanguínea y linfática:

  • Las terminaciones nerviosas sensitivas (termoreceptores) informan del aumento del calor en la zona, desencadenando una respuesta de termorregulación. El sistema neurovegetativo responde con vasodilatación local para refrigerar la zona, aumentando la hiperemia. La diatermia es capaz de actuar l simultáneamente en la macro y en la microcirculación.
    • Paso de elementos formes de la sangre (defensa y fagocitarios) a través de fenestraciones en los capilares para acudir a posibles focos de infección.
    • Por todo ello está totalmente indicado para tratar tejidos degenerados por mala circulación y déficit nutritivo: zonas esclerosadas, fibrosis capsulares, zonas isquémicas, bolsas de geloide, cartílagos artrósicos…

Bioestimulación Celular:

  • La vasodilatación favorece el intercambio de sustancias y líquidos plasmáticos lo cual cambia la química local al actuar sobre:
  • Repolarización de la membrana
  • Reequilibrio iónico
  • Reactivación de la bomba sodio-potasio
  • Reabsorción de catabolitos
  • Regulación del pH, disminuyendo la acidez y volviéndolo más alcalino.

TRATAMIENTO CAPACITIVO CON DIATERMIA/TECARTERAPIA

Aplicación de los electrodos con la técnica capacitiva. 

Desplazaremos el electrodo capacitivo sobre toda la zona cervical  y dorsal alta. Insistiendo en todos los músculos que están contracturados. Realizamos movimientos circulares o longitudinales y manteniendo una presión moderada.  El tamaño del electrodo será el mediano.

Colocación de la placa pasiva.

En este caso hemos optado por colocarla de forma transversal, en el pecho, evitando colocarla en la zona precordial.

Duración de la sesión de tratamiento.

Como la superficie a tratar no es muy grande, el tiempo estimado de la aplicación será aproximadamente de 15 a 20 minutos.

Intensidad de aplicación.

Iniciaremos el tratamiento con una intensidad grado 2 y pasados unos minutos podemos subirla a grado 3 hasta finalizar la sesión, como lo que buscamos es un efecto vascularizante trabajaremos con intensidades medias-altas y una frecuencia más baja, por ejemplo 470 – 500 KHz.

TRATAMIENTO RESISITIVO CON DIATERMIA/TECARTERAPIA

Aplicación de los electrodos en la técnica resistiva.

Aplicaremos el electrodo resistivo en  toda la superficie  de la columna cervical afectada. Si es necesario, insistiremos en la región occipital, donde se insertan los erectores de la nuca. El tamaño del electrodo será el pequeño o mediano.

Colocación de la placa pasiva.

Cuando el dolor se centra en la zona del cuello y la dorsal alta, colocaremos la placa de retorno en el pecho o el diafragma. Si situamos al paciente en decúbito supino, podremos aprovechar para realizar movilizaciones pasivas y estiramientos del cuello. Esto lo podemos hacer tanto si usamos el electrodo manual resistivo como la placa automática.

Cuando el dolor se irradia hacia el brazo, radiculopatía, colocaremos la placa de retorno en el brazo o en la mano (dependiendo de la potencia del equipo,) hacia donde irradia el dolor.

Duración de la sesión de tratamiento.

Como la superficie a tratar es pequeña, el tiempo estimado de la aplicación será aproximadamente de 10 minutos.

Intensidad de aplicación.

Como ya hemos mencionado anteriormente, en el caso de radiculopatías es preferible trabajar con intensidades suaves, es decir sensaciones térmicas bajas, grado 2, y frecuencias un poco más altas que al usar la técnica capacitiva: 680- 700 KHz.

Si por el contrario estamos tratando una cervicalgia producida por una artrosis, la intensidad aplicada será más alta y podemos llegar a sensación térmica grado 3.

Observaciones.

Le recomendaremos al paciente realizar estiramientos cervicales y ejercicios isométricos de tonificación muscular, además de evitar acciones físicas que sobrecarguen el cuello, tales como mantener posturas en flexión y/o extensión de forma prolongada.

Somos especialistas en Diatermia-Radiofrecuencia-Tecarterapia. Si quieres asesoramiento o formación contacta con nosotros. Francisco Barrios. Fisioterapeuta: 617.318.154

 

31
28

DIATERMIA EN FIBROMIALGIA

23

DIATERMIA EN CONTUSIONES.

152