Esmeralda Banacloy Martínez

Francisco Barrios Marco

Fisioterapeuta

Autores del libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

DIATERMIA, INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES

Como ya hemos expuesto en anteriores artículos, la diatermia tiene entre otros los siguientes efectos terapéuticos: antálgico, relajante muscular, antiinflamatorio, drenante, estimulador del metabolismo local (por tanto del trofismo celular), cicatrizante y aplicada correctamente una acción sedante general. Por todo ello sería más breve señalar qué patologías no podemos tratar con diatermia.

Bien es cierto que en sus orígenes fue una técnica médica ideada para tratar especialmente casos de artritis e incluso enfermedades infecciosas. No obstante los médicos, tras la aparición de los antibióticos y los antiinflamatorios, a mitad del siglo pasado, comenzaron a prescribir dichas sustancias y cayó en desuso este tipo de apliccación .

En la práctica diaria de la fisioterapia, la mayor afluencia de pacientes nos llegan porque sufren algún tipo de dolor, tienen una inflamación o alteraciones funcionales. Por ello prácticamente casi todas las patologías músculo-esqueléticas son susceptibles de ser tratadas con diatermia.

INDICACIONES DE LA DIATERMIA

• Sistema Muscular*: Hematomas inter e intramusculares, contracturas, sobrecargas, miogelosis, roturas parciales y totales, fibrosis y fibromialgia.

• Sistema Articular*: Bursitis, sinovitis, artritis, artrosis, alteraciones de la atm, meniscopatías, pubalgia, condromalacia rotuliana, luxaciones.

• Sistema Óseo: Edemas óseos, periostitis, fisuras y fracturas, osteoporosis, osgood schlatter, osteonecrosis de la cabeza del fémur.

• Sistema Nervioso: Hernias y protusiones discales, neuritis (ciatálgia, cruralgia y síndrome del túnel carpiano), herpes zoster, sudeck, insomnio.

• Sistema Circulatorio: Varices, edema de miembros inferiores y cefaleas vasomotoras.

• Sistema Ligamentoso y Fascias: Esguinces (distensiones, roturas parciales y totales), inflamación de las fascias (dupuytren y fascitis plantar).

• Tendinopatías: Tendinitis (miotendinitis, peritendinitis, tenosinovitis y tenoperiostitis o entesis), tendinosis, luxaciones tendinosas, roturas tendinosas parciales y totales.

• Sistema Epitelial: Cicatrices, úlceras diabéticas, úlceras por presión, acné, estrías, celulitis dolorosa, Psoriasis, dermatitis.

• Sistema Respiratorio: Bronquitis asmática alérgica y sinusitis.

• Oído: Vértigo.

• Uro-ginecología: Dolor pélvico crónico (intestinal, vaginal, uretral, por relaciones sexuales), trigger points miofasciales, fibrosis, episiotomías, dismenorreas, vaginismos, prostatitis, incontinencias, hemorroides, fisuras.

* Cabe destacar, por sus excelentes resultados, el tratamiento de las artrosis, artritis y lesiones musculares.

Todas estas patologías se pueden tratar en los distintos estadíos de su evolución. Tan solo hemos de tener en cuenta:
1. La cronicidad de la patología.
2. Las necesidades del paciente: síntoma que le preocupa más, tiempo de recuperación (no es lo mismo un deportista de élite que un anciano), características físicas…
3. Qué síntoma abordaremos de forma prioritaria.
En función de estas variables trabajaremos con más o menos intensidad, usaremos el modo continuo (térmico) o pulsado (atérmico), realizaremos un mayor o menor número de sesiones semanales o incluso diarias…

El caso de los deportistas de alto nivel sería un tanto especial, ya que en ocasiones acuden a nosotros no sólo porque sufran una patología sino porque intentan prevenir la lesión cuando se notan sobrecargados, por ello dedicaremos un capítulo especial para analizar las distintas aplicaciones terapéuticas y profilácticas de la diatermia en dichos pacientes.

Lo mismo ocurre con los tratamientos de Fisioestética o fisioterapia Dermatofuncional Corporal y Facial.

CONTRAINDICACIONES DE LA DIATERMIA

En principio son las mismas que las de cualquier equipo de alta frecuencia: radar o microondas, onda corta….

• Hemorragias recientes. En caso de una rotura fibrilar o un esguince de con hemartros no aplicaremos la diatermia hasta asegurarnos que haya cedido el derrame, puesto que se corre el riesgo aumentarlo al incrementar la hiperemia.

• Tumores malignos. Totalmente contraindicado ya que hay riesgo de que la alta frecuencia al aumentar la actividad de las células favorezca su proliferación y diseminación. Sólo se podrá usar la diatermia en pacientes que hayan sufrido un cáncer después de que haya sido dado de alta por su oncólogo.

• Flebitis, trombos y arteriopatías. En alteraciones venosas y arteriales importantes no se debe aplicar la diatermia, sin embargo si puede utilizarse en casos de piernas cansada, con dificultad de retorno venoso y linfático. En ambos casos trabajaremos buscando lo que se denomina el efecto de microcirculación. Activando el drenaje y con sensaciones térmicas muy suaves.

• Alteraciones de la sensibilidad en el área a tratar. Es muy difícil calcular la intensidad que debemos aplicar, porque el paciente no pude darnos un feedback fiable de su sensación térmica, por ello se desaconseja usarla o bajo la responsabilidad del terapeuta podría intentar trabajar con intensidades muy bajas (atérmicas y en modo pulsado).

• Implantes metálicos. Para algunos fabricantes es una contraindicación absoluta por lo cual sí es el caso del equipo que tenemos no debemos de usarlo, sin embargo otros dicen que utilizando la técnica capacitiva, en modo pulsado y con intensidades bajas no hay riesgo y que también se puede usar en regiones próximas aunque no directamente sobre la zona del implante, evitando que la corriente la atraviese. No presentan problema los empastes metálicos, la ortodoncia y los implantes dentales. De cualquier forma siempre debemos estar atentos a la sensación térmica del paciente y en trabajar con intensidades bajas.

• Marcapasos. Contraindicación absoluta por riesgo de interferencia con el mismo. En pacientes con cardiopatías y que toman de forma continua anticoagulantes se puede usar siempre que tengamos el consentimiento de su cardiólogo y usando intensidades bajas para no sobrecargar el sistema cardio-circulatorio.

• Aparatos auditivos implantados.

• Dispositivos intrauterinos hormonados y anillos vaginales. No hay riesgo con DIU no hormonado, en caso de tener que tratar la zona abdominal, estaremos muy pendientes de la sensación térmica de la paciente y en las primeras sesiones trabajaremos con intensidades bajas para asegurarnos que no hay molestias. Si la paciente está menstruando se recomienda aplazar la sesión hasta que haya acabado, ya que la diatermia puede aumentar el sangrado.

• Estados febriles o infecciosos. Cuando el/la paciente sufre una proceso infeccioso y/o tiene fiebre no debemos aplicar la diatermia para no sobrecargar el organismo o extender la infección.

• Embarazo. Contraindicación absoluta.

• Pacientes epilépticos.

• Pacientes menores de 14 años. En principio esta contraindicación se argumenta en base a que la diatermia tiene el poder de activar el metabolismo local y acelerar los procesos de regeneración tisular. Los niños tienen zonas de crecimiento en sus huesos y articulaciones, corriendo el riesgo de alterarlas originando desequilibrios. En caso de tener que tratar a un adolescente por ejemplo con un Osgood Schlatter, lo haríamos utilizando intensidades muy suaves.

Somos especialistas en Diatermia-Radiofrecuencia-Tecarterapia. Si quieres asesoramiento o formación contacta con nosotros. Francisco Barrios. Fisioterapeuta: 617.318.154

ask-3070333_1920