Esmeralda Banacloy  Martínez.

Francisco Barrios Marco.

Fisioterapeutas.

Autores del Libro Diatermia Capacitiva y Resistiva

DIATERMIA EN CONTUSIONES

Toda patología traumática genera dolor, mayor conforme más intenso sea el traumatismo, los nervios se ven afectados en diverso grado y el tejido dañado genera cininas que informarán por medio del dolor acerca de que hay tejido afectado.

Como mecanismo de protección si el impacto es de elevado calibre se puede producir contracturas reflejas, las cuales si se mantienen generarán cierto grado de isquemia local que favorecerá y agravará el síntoma dolor.

Una contusión importante puede provocar la rotura de vasos. Con ello la extravasación de líquidos aumentará la presión en el lugar dañado, elevando la presión mecánica sobre los diversos tejidos afectados, se suman diversos efectos que incrementan el dolor y limitan el movimiento.

Dependiendo del grado del derrame se podrá aplicar Diatermia el mismo día en modo “atérmico” o habremos de esperar unos días a que pase el período agudo de la lesión.

TRATAMIENTO CON DIATERMIA

Aplicación de los Electrodos en la Técnica Capacitiva: Desplazaremos el electrodo capacitivo sobre toda la superficie que ha quedado afectada tras la contusión, realizando movimientos circulares y manteniendo una presión moderada. Usaremos el electrodo de tamaño medio.

Colocación de la Placa Pasiva: En este caso hemos optado por colocarla de forma coplanar, dado que no se precisa una gran profundización de los efectos de la corriente ya que la lesión es superficial.
Duración de la Sesión de Tratamiento: Como la superficie a tratar es pequeña, el tiempo estimado de la aplicación será aproximadamente de 10 minutos.

Intensidad de Aplicación: Si la contusión es muy reciente, en la primera sesión aplicaremos una intensidad grado 1 al inicio de la misma y pasados unos minutos podemos subirla a grado 2 hasta finalizar la sesión.

Observaciones: En las regiones que hayan protuberancias óseas como en el caso de la rodilla, tendremos cuidado al desplazar el electrodo para que no resulte molesto y además trabajaremos con intensidades suaves, ya que al ser zonas irregulares el acoplamiento del electrodo no es óptimo y pueden existir picos de calor, que resulten desagradables al paciente.

Aplicación de los Electrodos en la Técnica Resistiva: Aplicaremos el electrodo resistivo en aquellos puntos de la zona contusionada en los que el paciente refiera mayor dolor. Usaremos el electrodo de tamaño medio.

Colocación de la Placa Pasiva: Podemos dejarla en la misma posición que tenía durante el tratamiento capacitivo; pero optamos por colocarla de forma longitudinal buscando un poco más de profundización, dado que ahora estamos intentando trabajar sobre tejido óseo, tendinoso y ligamentoso que hayan quedado afectados.

Duración de la Sesión de Tratamiento: Como la superficie a tratar es pequeña, el tiempo estimado de la aplicación será aproximadamente entre 5 y 10 minutos, en función del número de puntos a tratar.

Intensidad de Aplicación: La intensidad será durante toda la aplicación de grado 2 y cuando el paciente refiera demasiado calor, será el indicativo para cambiar a otro punto de aplicación.

Observaciones: Recordamos que con la Diatermia Resistiva, lo que vamos a tratar fundamentalmente son tejidos que están poco hidratados, tales como huesos, tendones, fascias y ligamentos, por ello la reabsorción del derrame y la eliminación de hematoma lo habremos tratado previamente con la técnica capacitiva.